Comienzo no deseado para “Pope”.

El debut en esta nueva temporada del TC no ha resultado de acuerdo a lo esperado. La evolución mostrada en la última parte del año, más todo el trabajo durante el receso, invitaban a soñar con un inicio mucho más prometedor que el que finalmente se dio.


Los entrenamientos del día viernes fueron muy buenos, con buenos parciales y un comportamiento del auto de acuerdo a lo esperado. Pero todo cambio el día sábado cuando se colocaron las gomas nuevas. El auto se desequilibro totalmente y perdio rendimiento. Entonces no hubo buenos tiempos en ambas clasificaciones y hubo que largar la serie desde el fondo, donde no se pudo hacer nada.


En la final, largada desde el fondo también, no hubo mejoras. Pope corrió a un ritmo regular y, los abandonos, despistes y roces, le permitieron avanzar para terminar en un digno puesto 22 que sirve para sumar algunos puntos.
En 15 días habrá revancha en Neuquén.